Páginas

A veces esto de la universidad nos sume en una universo paralelo que nos hace olvidar lo que realmente nos gusta, y dejar a un lado esto. Aunque mientras realizamos trabajos desde nuestras habitaciones fantaseamos con una vida mejor en Londres, donde pasaríamos los domingos paseando por sus calles, refugiadas bajo nuestros paraguas, rebuscando entre pilas de vinilos y cds en tiendas y mercadillos. Y donde estaríamos trabajando para revistas increíbles y creando para grandes agencias, y compartiríamos un pisito la mar de "íntimo", en el cual nos haríamos nuestras sesiones musicales de vez en cuando. Pero volvemos a la realidad y aún seguimos aquí.

Nuestro único desahogo de momento es éste, nuestro espacio en el que podemos compartir lo que nos gusta, aunque, realmente, no haya nadie al otro lado.

Y como hoy es domingo, tocan recomendaciones.

Por mi parte, esta semana no he estado mucho por la labor de escuchar música, pero justo hoy, Spotify, me ha recomendado a Laura Marling. Había oído hablar de ella anteriormente, pero nunca me había dado por escucharla, y hoy ha sido el día. Su música es ideal para amenizar con su dulce voz esas tarde de invierno, que ya llegan, con mantita en el sofá, para pintar 4 garabatos en un cuaderno, comer galletas de chocolate o revolver las antiguas fotos de un verano en el Reino Unido.


Esther