Páginas

Visita al Primavera en media hora.

Sí, sí, tan cierto como lo que leéis. Mi visita al Primavera Sound se resume en 30 minutos, y la verdad que 30 minutos muy gratificantes. 

Peace, esa gran banda británica, que tanto me gusta, nos visitaba. Pensaréis bien por ti, pero no. Tenía examen a las 18:30, y ellos tocaban a las 19:30, evidentemente impensable llegar a tiempo. Me planteé gastarme 80€ en la entrada de día para ver a estos muchachos, y de paso aprovechar y ver a Blur, James Blake o Django Django, pero definitivamente no fue así. Tras acabar el examen me dirigí con una compañera de clase a ver qué se cocía por el Fórum, y a ver si conseguíamos ver algo. Una cantidad de guiris inimaginable, gente por los suelos, y mucho hipster. La música retumbaba, el aire aumentaba por segundos, y yo no era capaz de averiguar qué grupo tocaba en ese momento, así que nos cansamos de esperar en la puerta, y merodeamos por los alrededores.

Minutos más tarde cambiamos de localización, nos dirigimos a una zona más apartada, donde alguna que otra persona intentaba cazar momentos del festival y disfrutar de alguna actuación. Pues allí estábamos nosotras dos también, intentando ver algo. Casualmente en ese momento Django Django tocaba, yo echaba en cara a mi amiga la suerte que tenía, ya que le gusta la banda considerablemente. Y tras esperar un rato por allí llegó mi momento. El aire me despeinaba, y me levantaba la falda, y un dolor estremecía mi estómago. ¡Los chicos de Peace estaban allí! Imaginad mi cara, me sentía la mujer más feliz del mundo. Pensaréis eso no es nada, pero para mí es demasiado. Estos chicos se han convertido en uno de mis grupos favoritos en poco tiempo, y verles, aunque fuese a lo lejos, fue demasiado para mí. Evidentemente hubiese preferido verles de cerca, y sobre todo verles en directo, pero no  hubo oportunidad. Yo me conformé con ver a Dominic (el batería) en la barra del bar, a Douglas (el guitarrista) bailar al son de Django Djngo, y a Sam (el bajista) jugar al ping pong, en cuanto a Harry (el cantante), no sé dónde estaba, una pena.


Esta es mi experiencia primaveral, que la verdad, para no haber pagado nada, estuvo bien. 

Os dejo un par de fotos.

La famosa noria



Aquí la captura de los chicos de Peace. 

Pues eso es todo, y yo me voy a dormir más feliz que una perdiz.


Esther 

1 comentario:

Cris_GL dijo...

wiii molt niceee!! :)